Paco Lainez Garcia


Sin recuerdos

 

Él ya no recuerda nada

 que tuvo hijas y nietas,

 y una mujer amada.

 Hoy, hay que ampararlo

 con caricias, con mimos,

 cada día pasearle

 por calles que mil veces

 el solo había recorrido.

 Vive en otro universo,

 un espacio etéreo, sublime

 embelesado en el tiempo,

 ahora yace en otro cosmos

 para él incompresible,

 incoherente, inaccesible,

 no recuerda lo vivido

 todo lo mira con miedo

 con el miedo del olvido,

 feliz, infeliz, no se sabe

 para él esta situación es

 algo ignoto, desconocido.

 Nada podemos hacer

 los que antes lo tuvimos,

 hacerle la vida más fácil

 sonreír siempre para él

 y dar gracias a la vida

 por haberlo compartido.