Andrés Barbosa Vivas / Colombia, Bogotá

Y YA NO ESTÁS PARA ESCUCHAR LAS PALABRAS
que he ido desprendiendo del viento como hojas para un herbario:
triscan en los caminos que confluyen en el árbol de tu ausencia;
enmudecen frente a floraciones oscuras y aterciopeladas.

Estos vocablos de voz estertórea
crecen en mi cuerpo cual hiedras en un muro de mutismo
y se desgarran;
se agotan en las mesas de familia
que me dan el pan y toman mi vacío
primorosamente
en las conversaciones de sala.

En el silencio de la intimidad, contemplo mis utensilios:
las velas, el espejo, las piernas de la pared
el cuchillo.

En la noche
invento palabras con barro cocido
pero no puedes escucharlas.


Todos los derechos reservados
Del libro "Desdóblate Silencio".