El Bosco, a Héctor Ranea - Carlos Barbarito, Buenos Aires, Argentina

Nos separa el tiempo,

un abismo al que siguen cayendo

una tras otras las generaciones.

Un pájaro se transforma en sapo :

estoy desnudo ante tus ojos,

inconcebiblemente todavía abiertos,

vivos.

¿ Hay camino,

verdad, palabra, iris de luz

bajo la pila de heno que a todo aplasta ?

El día deriva hacia la lluvia,

una bandada emprende la fuga

más allá del silencio y del sueño.

Un hombre y una mujer se besan :

¿ puede tu razón o tu locura

seguir condenándolos ?